Cáncer de Mama, ¿Puedes prevenirlo con tu alimentación?

El  cáncer  de seno  es el más común  en las mujeres. Esta es   una enfermedad de la civilización  moderna y a pesar de las investigaciones, avances tecnológicos e inversiones millonarias, la “guerra contra el cáncer” de  seno se está perdiendo.

La  mejor  vía es la prevención  basada en el conocimiento de los  factores de riesgo y en la práctica  de hábitos saludables.

El  cáncer es el desenlace combinado de  diversos factores por un tiempo prolongado. Estos incluyen factores congénitos y genéticos, alimentarios, medio  ambiente, hábitos de vida y conflictos mentales y emocionales.

Los  carcinógenos más  conocidos son:

  • Contaminación  ambiental
  • Tabaco
  • Metales pesados
  • Residuos  de plaguicidas
  • Hormonas, particularmente  estrógenos
  • Vapores emitidos por  productos de limpieza y desodorantes ambientales
  • Sustancias químicas industriales, alimentarias y cosméticas
  • Flour, cloro y yodo agregados al agua y a la sal

Otros  factores de  recientes estudio  incluyen:

  • Radiación ambiental (antenas y dispositivos electrónicos)
  • Factores  odontológicos
  • Estrés geopático
  • Radicales libres y deficiencia de oxigeno
  • Aspectos psicológicos y de personalidad

Sin embargo el factor  que más influye es la dieta y  la calidad de los alimentos.

En la mujer  otras variables de riesgo incluyen:

  • Menstruación  antes de los 10 años
  • Menopausia después de los 50 años
  • Tener hijos  antes de los 15 años
  • No  haber tenido hijos
  • No amamantar el tiempo suficiente.

RECOMENDACIONES  DIETETICAS

SUPLEMENTOS

  • Evitar el consumo de azúcar y otros carbohidratos refinados
  • Bajar el consumo de proteínas y grasas de origen animal o  vegetales tipo margarinas.
  • Disminuir  el consumo de lácteos y  huevos
  • Tener una dieta alta en fibra y carbohidratos complejos basada en  granos integrales, legumbres, nueces y semillas provenientes de cultivos orgánicos.
  • Incluir  alimentos protectores como brócoli, la cúrcuma,  la zanahoria, la ahuyama, el ajo, la cebolla, el kale, el  apio, los geminados, la linaza, la chía, el misso, el tofu, hongos y algas marinas, fermentados y germinados. Un  alimento especialmente protector es el pasto de trigo o cebada.
  • Consumir grasas de buena calidad altas en omega 3 como el ghee, aceite de oliva, aceite de ajonjolí, aceite de coco, aceite de linaza, aceite de sacha inchi  y aceite de palma roja.
  • Evitar todo tipo de alimentos industrializados y  con aditivos.

Las  vitaminas protectoras por excelencia son la A,E Y C. Dentro de los minerales selenio, magnesio y zinc.

Otros especialmente útiles son:

  • Coenzima Q10
  • Ajo  envejecido(kyolic)
  • Acidophilus
  • Calostro
  • Aerobic 07( Oxigeno liquido)
  • Enzimas proteolíticas, DMG Y SOD
  • Los  hongos  marittake y ganoderma
  • Levadura  de cerveza
  • Clorela y  espirulina
  • Kombucha
  • Vitaminas B15 Y B17

Es especialmente preventivo un complejo de multivitaminas y minerales de origen natural.

Dentro de las hierbas para prevenir y aún en procesos  terapéuticos las mejores son: Astrágalo, equinacea, palo de arco, angélica (Don quoi) ginseng, raíz de diente de león, cardo mariano, te verde, ginkgo biloba, jengibre, vástago de plátano, sábila, anamú, uña de  gato y moringa.

OTRAS  RECOMENDACIONES

  • Amamantar el tiempo suficiente al niño  es una buena garantía preventiva
  • El ejercicio  físico regular y técnicas  como el yoga, el tai-chi, el chikung y el aikido son tan útiles como la dieta.

Sobra decir que se deben  excitar o neutralizar todos los  factores de riesgo inicialmente expuestos, pero  tal vez el factor más determinante es el conflicto emocional que lo amplia en el siguiente escrito la Dra. Luz  Betty Bautista, quien ha trabajado en la prevención tratamiento de esta dolencia.

CONFLICTO  EMOCIONAL DETRÁS  DEL CANCER DE SENO

La investigación del Dr. Hamer muestra que hay dos tipos de  cáncer del seno muy comunes.

Cancer de las  glándulas del seno, así como cáncer de los conductos galoctóforos (inta –ductal) y como  todo síntoma, se activa en una situación vivida que se percibe de determinada forma, se vive en soledad y se siente que no tiene solución y donde se percibe seguramente inseguridad

Los  Senos son un lazo directo con nuestra manera de amamantar, ya sea de nuestros hijos, nuestra familia, nuestro cónyuge o  al mundo en general. Tener un problema en un seno, tanto en el hombre como en la mujer, se relaciona con un sentimiento de inseguridad con respecto a nutrir bien o proteger a aquellos que uno amamanta. Amamantar significa que se sigue tratando al otro como si  fuera niño dependiente de su madre. Es posible que la persona con un problema en el seno sea del tipo que se esfuerza por mantener una apariencia mental, por ser un buen padre, o que se preocupa demasiado por los que ama en detrimento de sus propias necesidades.

Según en la  zona a donde aparece el síntoma en el seno (glándula mamaría, conductos galactóforos, dermis del pecho, terminaciones nerviosas, tejido conjuntivo o sostén, glándula mamaria) corresponde a una percepción ligada a una emoción específica de un momento específico vivido.

Miedo a que  el nido se derrumbe (por ej: el hogar), sentirse desprotegido o que no protege lo suficiente, no querer  ser tocado o querer estar separados etc,etc. Acá el punto primordial es que si tú, inconscientemente has enviado una información donde tu Biología hace cambios para ti traumáticos, también  se puede revertir la información, claro está que está en el inconsciente, en ese baúl escondido, reservado como trauma emocional y muy seguramente con su origen desde memoria emocionales vividas dentro del vientre materno (Esto  ha sido comprobado científicamente y tratado a través de la Anatheoresis).

NOTA: Esto no reemplaza tratamientos médicos de cualquier tipo. Todo es válido y es complementario.

Luz Betty Buatista – Terapeuta Anatheoresis – Bioneuroemoción (Madrid España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *