ALIMENTACION SALUDABLE PARA SU SISTEMA DIGESTIVO

Quien no  tiene  tiempo para  una alimentación  saludable encontrará  tiempo para  su  enfermedad. Ante  todo prevenir  y el principal  factor  de  prevención  es la  nutrición, más  si enfermamos el  factor  corrector  es nuestra  alimentación;  esta no  solo tiene  que  ver con  los  nutrientes, también  es  un acto social,  cultural y personal que no solo incluye lo  puramente  orgánico sino lo mental  y emocional.

Los  siguientes  son solamente delineamientos   generales, pues una dieta  saludable debe ser individualizada de  acuerdo   con la  condición  y constitución y circunstancias  de  cada  quien.

En la  salud  digestiva ( base  de la  salud total óptima) existen  cuatro  actividades  cuyo orden es  de máxima importancia para  prevenir  y resolver los  problemas.  Estas  actividades  son: Alimentación, Respiración, Movimiento  y Pensamiento. Estas  cuatro  funciones  vitales son las  cuatro  libertades que  solo  pueden ejecutarse individualmente  y son  responsabilidad  de  cada  persona.

LA  DIETA  DIGESTIVA SALUDABLE  CONTIENE

  • Un  50  a  60%   de  granos, nueces y semillas integrales, ya  que  ellos  contienen los  nutrientes más  importantes ya sea  que  se  consuman  crudos,  germinados o  cocidos. Deben  consumirse predominantemente los  que crecen en su propio  entorno  y ojalá  provenientes de  cultivos  orgánicos. Estos  incluyen  principalmente  cereales como  trigos nativos o  de  grano  duro, cebada, centeno, avena, trigo  sarraceno, arroz, amaranto, quinua, cañihua, mijo, maíz, sorgo, teff,   alpiste, trigo kamut y espelta, etc.  En su orden se incluyen las  leguminosas  como:  frijoles, arvejas, lentejas, chochos o  lupinos, garbanzos, etc.,  y finalmente  todas  las nueces  y semillas como  ajonjolí, almendras, girasol, linaza  y chía.

Estos  granos  deben  ser integrales ya que  en su  refinamiento se pierde el  germen, la  fibra y las  vitaminas  y minerales  y solo quedan  carbohidratos perjudiciales.  Los  granos  pueden    germinarse  y así  se  obtiene un alimento  vital más  rico  en  nutrientes, más  digestivo  y con sustancias únicas como  hormonas y  enzimas  vegetales entre  los  que  tenemos las auxinas ( sustancias que  juegan un papel importante en  el rejuvecimiento celular),  y las  paciferinas ( un factor  que aumenta la  resistencia natural a las  enfermedades). De otra  parte algunos  granos  se pueden  fermentar, lo que los hace muy útiles para  la digestión  y para  tener una  buena flora  intestinal,  algunos  ejemplos  son: las  masas  madre,  bebidas  como los  guarapos y chichas, sopas  ácidas, misos, etc.  Finalmente se  deben escoger de  acuerdo con los  grupos  sanguíneos ( tema  que  consideraremos  más  adelante). En el caso de  los  vegetarianos consumir  juntos cereales  y leguminosas generalmente  proporciona una  proteína  completa. Por  ejemplo  arroz integral con  frijoles ( de estos  son especialmente  digestivos el frijol  mongo,  el  frijo  azuki, frijol cabecita  negra, los  caraotas y los  lupinos).

  • El  siguiente  grupo  en importancia  con un 30% incluye todos los  vegetales,  como  verduras, tubérculos  nativos ( cubios, ullucos, batata, nabos, malanga, bore, ñame, sagú, cúrcuma, etc), y algunos  frutos  como  ahuyama, calabaza, pepinos, guatila y vegetales marinos ( algas). Todos  los  anteriores son ricos  en carbohidratos  complejos, fibras, vitaminas, minerales, enzimas y otras  sustancias  saludables  no  reconocidas,  además contienen proteínas de  alto  valor  biológico aunque en menor proporción que los  granos.
  • El  tercer  grupo  en  importancia de lo constituyen las  frutas  con un 5%,  son rica  fuente de vitaminas,  minerales, enzimas ,azucares naturales y fibra. Preferiblemente consumirlas  sin procesar y ojalá  del  entorno y lo que esté en cosecha. En el  caso de  Bogotá  sería  bueno  consumir  arándanos silvestres, mortiños, tunos, uvas de  anís y camarona, cerezas, moras   silvestres, ciruelas, duraznos  y manzana  nativa.  La  fruta en  épocas  frías se debe  ingerir  en menores cantidades. Cuando  se consuman  frutas  pasas  o  secas  deben ser orgánicas y sin  aditivos (como azucares, sulfitos y sulfuros).

Las  frutas son también  depuradoras de la  sangre y del sistema digestivo y de  fácil digestión  cuando  se consumen solas. Los  tres  alimentos  básicos  se pueden complementar con alimentos de origen animal entre un 10 a 15%, estos  incluyen carnes, huevos y lácteos. Las  carnes se  deben  preferir en un  orden evolutivo: peces, aves y mamíferos (entre más  pequeños más saludables). Las  carnes deben ser  orgánicas o provenientes de  granjas  ganaderas sostenibles y los peces   de  mares y ríos  no contaminados.

Respecto a los lácteos, si  tolera la  leche,  es mejor consumirla  sin ningún proceso (leche  certificada), pero es preferible  ingerirla en forma fermentada como : kéfir, kumis, yogurt o leche simplemente cortada. La  leche  de  cabra es mejor para el ser humano que la  vacuna, y es recomendable en algunas enfermedades crónicas.

Los  tipos de  quesos deben  escogerse teniendo en cuenta los  grupos  sanguíneos. Los  huevos deben ser orgánicos  y fértiles de lo contrario producen  desequilibrios  hormonales.

ALIMENTOS  COMPLEMENTARIOS A LOS  BÁSICOS

  • Productos  de la colmena: miel, jalea real, propóleos  y polen.
  • Algas  marinas: kelp, kombu, wakame, nori, fucus,etc. Y de  agua dulce (espirulina  y clorela).
  • Suplementos especiales: Levadura de  cerveza, germen de trigo, alfalfa, dolomita, melaza, harina de  ostras, hígado  seco, harina de huesos, etc.
  • Suplementos  de microorganismos (probióticos y prebióticos).
  • Suplementos  multivitamínicos, vitaminas y minerales
  • Suplementos  antioxidantes de acuerdo con la  edad y condición: Acai,  Coenzima Q10, licopenos, caratones, DMG,etc.
  • Alimentos  Funcionales  o  Nutracéuticos,  si  es necesario.
  • Tés  herbales como el té de  Bogotá, él te verde, blanco y rojo, café  orgánico, te  de  cereales, tés  de  frutas  y plantas aromáticas y medicinales.
  • Hongos  y setas: champiñones, shitake, orellanas, ganodermas, etc.
  • Grasas y aceites: los  aceites deben ser procesados en frío, entre los  más  saludables están: el de olivas de primera presión, el de ajonjolí, el de linaza, el de sacha – inchi y el de  seje.  De los saturados  con cadena corta  (saludables) están: el de coco, la mantequilla, y el aceite de palma roja orgánica y muy especialmente el ghee  indú  que tiene  propiedades  equilibrantes y protectoras. Los  aceites de pescado por su contenido de omegas (3-6-9) son muy útiles en  la salud  arterial. Las  anteriores  grasas y aceites limpian los vasos sanguíneos  y son fundamentales en el metabolismo.
  • Salsas  y aderezos: Escoja  algunas saludables como el tamari, el  curry, la salsa de soya sin glutamato, mayonesa de  tofu  y mayonesa de cúrcuma, vainilla natural, ajíes   nativos  preparados artesanalmente, ají  de  cayena, gomasio y todas  las especias naturales. Como  colorantes: la cúrcuma, el achiote y el azafrán.
  • Buena  agua, se  deben preferir aguas  minerales y aguas caseras hidratantes, hidromieles, actualmente se consigue aguas  de  PH alkalino (más  recomendables) y aguas que contienen ácidos fúlvicos que tienen efectos  limpiadores, antitumorales y nutricionales.
  • De las bebidas  alcohólicas son recomendables  la cerveza de malta, los  vinos  orgánicos  y las  bebidas  fermentadas  artesanales.

ALIMENTOS QUE SE DEBEN  EVITAR  O LIMITAR

  • Todos los  carbohidratos  refinados  especialmente todos  los tipos de dulces.
  • Todas las  bebidas  industriales  y azucaradas
  • Los  lácteos  comerciales
  • Todos  los  alimentos  refinados, procesados  y con aditivos.
  • Grasas y aceites industriales
  • Sal  refinada
  • Vinagres industriales y condimentos  con aditivos.
  • Proteínas y grasas obtenidas artificialmente.
  • Todos  los alimentos  genéticamente  modificados ( los  GMO son prohibidos en toda  la Comunidad Económica Europea)

Como  endulzantes  naturales recomendables:  tenemos la miel  de abejas, la panela  orgánica, la panela de coco, el jarabe de  yacón, la malta, el sirope de arroz y la  estevia.

RECOMENDACIONES  ALIMENTICIAS ADICIONALES

  1. Coma cuando solamente tenga hambre y beba cuando  realmente tenga sed. La  naturaleza nos dotó de un mecanismo interno que nos indica  sin equivocación cuando debemos comer o beber, los requerimientos  de  alimento y agua son únicos, diferentes  para cada persona.
  2. Coma con lentitud, en un ambiente tranquilo  y sin prisa. Mastique  cada bocado entre 30 y 50 veces, una  buena masticación aumenta la asimilación de  nutrientes  y lo hace sentir  satisfecho con una cantidad menor de alimentos. En términos biológicos únicamente los alimentos  que se consumen con genuino placer,  en paz y sin prisas, pagará buenos dividendos  al mejorar  la  digestión y la  asimilación. 
  3. No mezcle  muchos alimentos  en la misma comida  y haga las combinaciones correctas. Cada alimento o  grupo de  alimentos necesita enzimas y PH´s  diferentes para una digestión adecuada. ¡IMPORTANTE! No mezclar frutas  y verduras  en la misma comida y tomar los líquidos  distanciados  de las comidas  principales, pues  diluyen demasiado los  jugos gástricos. Las  proteínas deben consumirse inicialmente  porque estas requieren una  cantidad  generosa de  ácido  clorhídrico, los carbohidratos y grasas requieren menos acidez.
  4. Prepare correctamente los alimentos,  La preparación  y cocción influyen en su calidad  vital, lo mismo que la clase de  fuente energética, el material de los utensilios y la actitud de quien los prepara. Quien  cocina debe tener una actitud atenta y amorosa mientras lo hace. En su orden la mejor fuente  energética  es la leña seguida  por el carbón, el gas y por último  menos aconsejables, la eléctrica y de microondas. Los  utensilios preferentemente deben ser de  barro, esmaltados, de cerámicas o de acero.

Debe  cocerse poco, a veces se necesita la presión, especialmente en el arroz. En cuanto a las  verduras optar por el vapor o el salteado rápido.

Algunos alimentos como las  verduras  tiernas  y las  frutas se  deben consumir  crudas, lo mismo  que los  germinados y algunas nueces.

  • Consuma alimentos  fermentados:    estos  contienen microorganismos benéficos, enzimas y muchos nutrientes predigeridos, que nos garantizan una  flora protectora y nos dan vitalidad. Entre ellos están: los lácteos  fermentados (sin aditivos y sin azúcar), el miso, el tamari, el tempeh, la ciruela  umeboshi, el chucrut, la  biosa y la  kombucha; de acuerdo  con  cada cultura hay bebidas y comidas  muy saludables  obtenidas  por el proceso fermentativo.
  • Escoja los  alimentos  para  lograr  un equilibrio ácido – alkalino y  para mantener la dinámica yin –Yang, base  de la  dieta  ancestral oriental.

Esto merece un tratamiento más  extenso, pero a grandes  rasgos, la comida industrializada es acidificante lo mismo  que los carbohidratos  refinados o  el exceso de lácteos  y carnes;  pero en general las  verduras, frutas  y granos  integrales son alkalinizantes.

Respecto al  balance  Yin – Yang  se  puede decir que el azúcar,  los  carbohidratos  simples y muchas  frutas son muy  YIN; y los lácteos, carnes, granos pequeños  ancestrales y alimentos  salados son YANG. El exceso de uno de los  dos  extremos o de  ambos provocan la mayoría de las  enfermedades.

Capítulo aparte merecen  los  doshas de la medicina ayurvédica; es bueno  lograr una dieta  personalizada  con base en el sistema tridosha  ayurvédico  que  permiten un balance  corpo –mental de  acuerdo con la constitución del individuo.

  • Consuma solo alimentos  vitales, libres de pesticidas, químicos, polución, radiación  y de todo proceso industrial.  Los  agroquímicos de los  cultivos  modernos desbalancean los nutrientes, contaminan y son responsables de muchas  enfermedades  crónicas, especialmente cánceres. Respecto a los aditivos  alimentarios  son más de mil,  unos perjudiciales otros  neutros y otros posiblemente inocuos, pero extraños a  nuestra  biología ancestral y de los cuales  aún no conocemos sus  efectos.

PORQUE  LOS  ALIMENTOS  DEBEN  SER  ORGANICOS

Con base en diversas investigaciones de  todo el mundo, en resumen al comparar los  alimentos convencionales versus los alimentos  orgánicos, los  resultados son los  siguientes:

  • El  valor  nutritivo de los  alimentos orgánicos, en factores esenciales y nutrientes son superiores a los convencionales en un 30 al 80%.
  • La materia  seca  en los orgánicos (cantidad real de alimento) es  de  un 25 a 30% más, lo que permite también  una  conservación  por más  largo tiempo.
  • Al aplicar agroquímicos  se disminuye el  contenido  de oligoelementos, muy importantes en la bioquímica orgánica.
  • En los alimentos  convencionales se  baja la  resistencia a microorganismos patógenos y parásitos, reduciendo  también la capacidad de conservación del alimento.
  • En los alimentos  convencionales se  baja el contenido de sustancias complejas, como  hormonas, enzimas y factores de crecimiento, por lo que tienen un deficiente valor  biológico.
  •  En los  alimentos provenientes  de la agricultura moderna se disminuyen  la capacidad  de conservación y propiedades  culinarias y tecnológicas,  por exceso  de  humedad y falta de  algunas sustancias.
  • El sabor y la  textura son muy inferiores en el producto abonados con químicos.
  • Se aumentan  en cambio la presencia de nitratos, algunos aminoácidos libres, varias  sales, cobre y sodio que  hacen tóxicos  muchos alimentos. Se encontró  que los contenidos de  vitamina C, crómo, fosforo, magnesio, hierro  y polifenoles eran entre un 20 y 50% mayores en cosechas orgánicas.
  • Los contenidos de ácidos grasos omegas son estadísticamente el doble en  leche orgánica.
  • Los  contenidos de  antioxidantes naturales son dos a tres veces mayores para los  productos orgánicos.
  • Respecto a la  acción directa de pesticidas, se halló  que uno de cada 8 niños que  nace en Estados  Unidos  es prematuro debido a ellos.
  • El Instituto  Oncológico  Romagnolo  de  Milan – Italia, después de  testear  120  plaguicidas encontró que el 80% eran mutágenos, teratógenos o cancerígenos  o las 3 a la vez.
  • De Organic  Center en Estados  Unidos presenta una lista  de más de 30  enfermedades  degenerativas asociadas a los radicales libres en los  alimentos convencionales y afirma que las  ratas epidémicas de  obesidad  y diabetes se  deben en  gran parte  al consumo de productos convencionales.

En  promedio  encontró  entre  3  y 11  veces más residuos tóxicos  en productos  convencionales  que en orgánicos.

De las cuatro actividades expuestas al principio para  una  salud  digestiva, solo hemos presentado un  panorama ligero de la alimentación, esperando referirnos luego a las otras tres.

Estas  actividades son de  responsabilidad  individual.

El Gobierno Colombiano inspirado  en la OMS y en las  recomendaciones  de un grupo de científicos  ( 400 de  75 países, algunos Premios Nobel), en Colombia hay un  Plan  Nacional de  Salud Pública ( 2012 – 2021)  en donde se contempla que tanto la salud como la  alimentación son derechos fundamentales y partiendo de una Encuesta de Salud  Nutricional, ha planteado  un Programa de Alimentación Saludable que incluye a personas  e instituciones públicas y privadas. A esto se añaden propuestas de la Sociedad  Civil como  la Redpapaz  y otras que están impulsando una  ley de  etiquetado para los productos azucarados como ya se ha hecho en Chile. Esto ayuda  bastante  en  el  logro de una mejor salud  para  todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *