TV o no TV para los niños

De los doce meses del año un niño colombiano ve -en promedio- el equivalente a 54 días continuos de televisión, de acuerdo con las cifras que proporciona la CNTV. Es decir que cuando alcancen los 60 años, habrán pasado cerca de 10 años frente a la pantalla.Independientemente del tiempo dedicado a esta actividad, las investigaciones presentadas recientemente por Aric Sigman, miembro de la Sociedad Psicológica Británica, cuestionan la edad en la que es oportuno que los niños empiecen a ver televisión. Su conclusión es que no es recomendable que lo hagan antes de los 3 años.

Sigman cita un estudio dirigido por Dimitri Christakis, de la Universidad de Washington, y efectuado sobre 2623 niños, quien encontró que la exposición a la televisión antes de los tres años se asocia con problemas de atención a los siete años, que pueden ser nocivos sobre la habilidad matemática y la capacidad de comprensión de lectura.

Sigman no se refiere a los manidos debates sobre la programación, sino a los mecanismos empleados para la presentación de las imágenes de televisión, puesto que para obtener la atención de los televidentes, han recurrido a múltiples cambios de plano o constantes cambios de cámara, zooms, sonidos repentinos y diversos recursos de edición, que sobre estimulan “La liberación de dopamina en el cerebro, que se asocia con la recompensa por prestar atención, especialmente a cosas nuevas y estimulantes.” Este incremento de los niveles habituales de dopamina vendría a “corromper el sistema fisiológico que recompensa la atención”, según Sigman.

A esta crítica se unen voces como la de Valdemar Setzer, quien afirma que la TV presenta una realidad distorsionada, imposible de encontrar en el mundo cotidiano, con lo que se altera el proceso de construcción de una imagen del mundo y de la imagen propia, que en la primera infancia es principalmente alimentada por los sentidos y por la imitación que son afectados constantemente por la TV.

En 1999, la Academia de Pediatría de Estados Unidos recomendó oficialmente que los niños por debajo de los dos años de edad no vean televisión, ni pantallas en general, porque ello “puede afectar negativamente el desarrollo cerebral temprano”; también advirtió que los chicos de toda edad no deberían tener televisión en su cuarto.

Fuente: Ode Magazine, 2007

MDP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *